Las cinco de Dolet

Corrían los tiempos en los que los humanistas buscaban nuevas formas de entender la realidad que les rodeaba, de expresarla y describirla, representarla, enseñarla y aprenderla. En la primera mitad del siglo XVI, un polifacético francés sacó de quicio a inquisidores y religiosos. El escritor, impresor, filólogo y erudito Étienne Dolet inició estudios de Medicina, luego Derecho, recorrió Francia y también estudió en Padua… Y entre todo ello, fue acusado de luterano y hereje, lo cual le supuso varios arrestos a lo largo de su vida mientras compaginaba comprender la filosofía francesa e italiana, sus literaturas y artes…

Recomendado por el impresor y humanista alemán Sébastien Gryphius, marchó a Lyon para aprender el oficio de éste, aunque comenzó como corrector de pruebas. Tal fue su carrera en este quehacer que llegó incluso a trabajar para tres imprentas diferentes al mismo tiempo.

La azarosa vida de Dolet encontró un punto de inflexión en diciembre de 1536, cuando durante un altercado, mató a Compaing, un pintor desafortunado. La buena suerte estuvo del lado de nuestro protagonista: obtuvo la gracia del rey Francisco I y quedó exento de prisión. A partir de entonces, Dolet intenta comenzar de nuevo. En 1538, se instala como impresor gracias otra vez a la ayuda de Gryphius. Publicó decenas de volúmenes entre los que destacan una quincena de traducciones. Ya en 1540 edita un opúsculo que versa sobre la traducción, seguido de consideraciones sobre la lengua francesa, con especial atención a la cuestión de la puntuación y los acentos: La manière de bien traduire d’une langue en aultre (sic.)

Tras publicar las obras de otros humanistas Jacques Lefèvre d’Étaples, Erasmo de Róterdam y Berquin, vuelve a ser encarcelado por la Inquisición. Nuevamente recibió  la gracia, aunque poco le duró. Volvería a ser detenido por publicar y difundir libros prohibidos (de esos que hacen pensar o cuestionar), concretamente, por haberse atrevido a traducir un pasaje del diálogo platónico de Axíoco en el que se cuestiona la inmortalidad del alma.  A pesar de su intento de fuga, Dolet fue detenido y condenado a la quema con todos libros malditos: he aquí un mártir renacentista cuya obra quedó incompleta aunque inspiró a otros posteriormente como Bellay (Deffence et Illustration de la Langue Françoyse).

Aunque la vida de Dolet daría para una saga literaria de aventuras y vaivenes, el motivo por el que ocupa esta entrada es traductológico. En su La manière de bien traduire d’une langue en aultre (sic.) el autor considera que existen cinco principios que deben respetarse para traducir correctamente. Esos principios, los cuales deben comprenderse en un contexto espacial y temporal determinado, son los siguientes:

  1. El traductor tiene que entender a la perfección el estilo y el tema del autor que traduce.
  2. Tiene que conocer a la perfección la lengua de salida como la de llegada con miras a no violar y tampoco reducir la grandeza y autenticidad de una y otra.
  3. No debe traducir palabra por palabra. El traductor debe prestar especial atención a la restitución del sentido que el autor original ha querido expresar, con atención a la propiedad formal de ambas lenguas.
  4. Debe utilizar un lenguaje común y comprensible para todos sus lectores sin pretender utilizar palabras que desvirtuar o innovar, porque la arrogancia del traductor (¡ay, la arrogancia del traductor!) de nada sirve para la comprensión de un texto.
  5. Debe relacionar todas las ideas y frases con tanta dulzura que no solamente el alma se contente sino que también lo hagan los oídos. En definitiva, el traductor debe poseer la virtud de traducir de manera armoniosa.

Quizás, la novedad del humanista francés con respecto a la Traductología sea la condensación teórica de estas normas. Fija de forma simple y clara los paradigmas en torno a los cuales seguimos aún reflexionando: sentido, estilo, autor, receptor, texto original y traducido, comprensión, etc. Gracias a este osado hereje podemos comprender mejor qué se entendía por traducción en aquellos tiempos y por aquellos lares, cuáles eran sus aspiraciones cuando se enfrentó a la tarea de traducir y cómo  ya había conocedores de otras ciencias como la Medicina o el Derecho que aspiraban a comprender y ejercer eso de la translatio.

Algunas referencias

Dolet, Estienne. 1540. La manière de bien traduire d’une langue en autre, d’advantage de la Punctuation de la Langue Françoise, plus des Accents d’ycelle, Lyon.

López Carrillo, Rodrigo; Martínez Dengra, Esperanza y San Ginés Aguilar, Pedro (1995). “Étienne Dolet o los cinco principios de la traducción”. En Lafarga, Francisco et al., La traducción: metodología, historia, literatura : ámbito hispanofrancés : [Actas del III Coloquio de la Asociación de Profesores de Francés de la Universidad Española (APFFUE), 123-130

José María Castellano Martínez

Profesor Ayudante Doctor en la Universidad de Córdoba (UCO, España) | Doctor en Traducción e Interpretación | [Bukinœr] | Littérature-monde 📚 | 'Grand Tour'🚂 | Bádminton🏸 | Hijo del XX, testigo del XXI | · Líneas de investigación: Traductología, Historia de la Traducción, Traducción y Terminología en contextos institucionales.

More Posts

Follow Me:
Twitter


Autor: José María Castellano Martínez

Profesor Ayudante Doctor en la Universidad de Córdoba (UCO, España) | Doctor en Traducción e Interpretación | [Bukinœr] | Littérature-monde 📚 | 'Grand Tour'🚂 | Bádminton🏸 | Hijo del XX, testigo del XXI | · Líneas de investigación: Traductología, Historia de la Traducción, Traducción y Terminología en contextos institucionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.