Hunayn Ibn Ishaq, Iohannitius, Johannitius, Joaniçio

Esto de la traducción (y la interpretación) viene de muy lejos en el tiempo, pero también en el espacio. La tendencia al eurocentrismo nos hace ignorar las aportaciones que seres humanos de otros lugares y épocas aportaron al común. En el caso de la Traductología, no es común abarcar más allá del Occidente del siglo XX, quizá por eso de la rentabilidad de lo inmediato.

Hunayn ibn Ishaq en el manuscrito de la Isagoge. Fuente: Wikipedia.

En estas interminables y pseudoconfinadas tardes de julio (ya veremos qué pasará en agosto), vengo a recordar la que fuera principal figura traductora del siglo IX oriunda de una tribu árabe cristiana del Iraq: Hunayn Ibn Ishaq, más conocido en nuestras orillas latinas por Iohannitius, Johannitius o Joaniçio. Polifacético en sus destrezas, sabedor de la ciencia médica, manejaba varios idiomas (árabe, griego y persa y siríaco), escribía, filosofaba y, por supuesto, traducía. Curtió su formación en Bizancio, donde aprendió la prestigiosa lengua griega de los basileos además de ampliar conocimientos en varias disciplinas. Y claro, saber griego y árabe en aquella época hizo posible que le ofrecieran un puesto de traductor en la famosísima Casa de la Sabiduría de Bagdad (Bayt al-Hikmah), centro bibliotecario y traductor de obras de allende bajo protección del califato abasida, cuyos dirigentes querían saber todo aquello que se descubrió o inventó en la Grecia clásica. Por ello, llevó a cabo traducciones de obras médicas, y fue tal la envergadura de su labor que ejerció de galeno para el califa.

Su reputación y prestigio le confirieron el sobrenombre de “Jeque de los traductores” para sus coetáneos y podría considerarse, pues, padre de la traductología árabe. Salama-Carr (1990) aborda los métodos de traducción y revisión empleados por nuestro protagonista, quien prefería evitar la traducción literal en favor de preservar el sentido del original. De hecho, la escuela de Hunayn bajo la cúpula erudita de Bagdad dirigió y revisó traducciones anteriores variopintas, muchísimas de las cuales eran utilizadas por especialistas médicos. Destacaban principalmente los tratados oftalmológicos, así como la compilación y traducción del Kitab adab al-falasifa o Libro de los buenos proverbios, referido por el propio Alfonso X en su Estoria general.

¡Qué tiempos aquellos en los que el Oriente brillaba con una luz muy distinta a la actual!

Referencias

Bandak, Christy (2006). El libro de los buenos proverbios edición crítica de las versiones castellano y árabe. Tesis doctoral. Universidad de Navarra.

Salama-Carr, Myriam (1990). La traduction à l’époque abbasside. París: Didier Érudition, collection « Traductologie ».

José María Castellano Martínez

Profesor Ayudante Doctor en la Universidad de Córdoba (UCO, España) | Doctor en Traducción e Interpretación | [Bukinœr] | Littérature-monde 📚 | 'Grand Tour'🚂 | Bádminton🏸 | Hijo del XX, testigo del XXI | · Líneas de investigación: Traductología, Historia de la Traducción, Traducción y Terminología en contextos institucionales.

More Posts

Follow Me:
Twitter

Las canciones de Bilitis

Hace más de un siglo que Pierre Louÿs, poeta francés de origen belga, se propuso hacer uso de la traducción como señuelo para lectores ávidos. En su época de estudiante conoció al futuro André Gide y comenzó a escribir desde bien temprano, en especial dedicaba versos al erotismo, hecho que caracterizó su perfil literato. Debido a lo osado que suponía publicar versos y relatos sobre esta temática, abrazó el simbolismo y publicó en revistas de esta impronta. Sin embargo, no interesa aquí su obra per se de no ser por Les chansons de Bilitis, un volumen poético publicado en el que nuestro joven poeta engañó al público.

Bilitis fue una poeta oriunda de la isla griega de Lesbos que recopiló durante el siglo VI a. C. una serie de cantos tradicionales y poemas rebosantes de amor erótico entre mujeres. La portada de la obra ya anunciaba la traducción de dichas canciones o cantos del griego antiguo al francés (traduites du grec). Louÿs incluyó la biografía de Bilitis al inicio de la obra: “(…) hija de un griego y de un fenicia. (…) vivió una vida tranquila con su madre y sus hermanas. (…) Por la mañana, después del canto del gallo, se levantaba, iba al establo, daba de beber a los animales y los ordeñaba. A lo largo del día, si llovía, se quedaba en el gineceo (…). Si hacía bueno, corría por los campos (…). Los sacrificios que ofrecía casi a diario eran para su fuente. (…) El final de su existencia pastoril quedó entristecida por un amor del que sabemos poca cosa aunque hable bastante sobre él”. Y así sigue contando la vida de l misteriosa Bilitis…

El ingenioso poeta publicó cantos traducidos del griego al francés recopilados por la virtuosa Bilitis, aunque todo esto fue un engaño. Bilitis nunca existió, y con ello tampoco sus poemas y mucho menos las traducciones. En este caso, la traducción sirvió de reclamo para la venta del libro y con ello su posterior lectura y difusión. Les chansons de Bilitis, publicada en la librería parisina de Charpentier y Fasquelle entre 1894 y 1900, fue no obstante bien acogida por el público. La traducción al francés de este libro de “amor antiguo” estaba dedicada, literalmente, “a las jóvenes muchachas de la sociedad del futuro” (“Ce petit livre d’amour antigue est dedié respectueusement aux jeunes filles de la société future”), aunque bien podrían ser hombres en la imaginación de Louÿs…

Portada del libro

Pensarán que el descubrimiento del fraude supuso el final de la carrera de nuestro autor, pues el engaño no es virtud (reconocida) en nuestra sociedad desde hace siglos; sin embargo, a pesar de que llegó a descubrirse la “trampa”, la obra de la inexistente Bilitis siguió vendiéndose. En parte, considero que se debió a la excelente edición y selección de grabados y láminas de vivos colores que llevó a cabo Notor para acompañar los poemas. Las imágenes estaban inspiradas en obras de diversos museos europeos, tal y como se anuncia también al principio de la obra.

En pocas ocasiones un fraude como el que aquí os comparto fue indultado de tal modo por el público. Quizá la estética se impuso a la ética, la lírica a la épica, el deseo de soñar con un pasado que nunca existió, la necesidad del mito.

Referencias

Louÿs, Pierre (1894-1900). Les chansons de Bilitis. París: Charpentier & Fasquelle. <http://catalogue.bnf.fr/ark:/12148/cb308394119>

José María Castellano Martínez

Profesor Ayudante Doctor en la Universidad de Córdoba (UCO, España) | Doctor en Traducción e Interpretación | [Bukinœr] | Littérature-monde 📚 | 'Grand Tour'🚂 | Bádminton🏸 | Hijo del XX, testigo del XXI | · Líneas de investigación: Traductología, Historia de la Traducción, Traducción y Terminología en contextos institucionales.

More Posts

Follow Me:
Twitter

Las cinco de Dolet

Corrían los tiempos en los que los humanistas buscaban nuevas formas de entender la realidad que les rodeaba, de expresarla y describirla, representarla, enseñarla y aprenderla. En la primera mitad del siglo XVI, un polifacético francés sacó de quicio a inquisidores y religiosos. El escritor, impresor, filólogo y erudito Étienne Dolet inició estudios de Medicina, luego Derecho, recorrió Francia y también estudió en Padua… Y entre todo ello, fue acusado de luterano y hereje, lo cual le supuso varios arrestos a lo largo de su vida mientras compaginaba comprender la filosofía francesa e italiana, sus literaturas y artes…

Recomendado por el impresor y humanista alemán Sébastien Gryphius, marchó a Lyon para aprender el oficio de éste, aunque comenzó como corrector de pruebas. Tal fue su carrera en este quehacer que llegó incluso a trabajar para tres imprentas diferentes al mismo tiempo.

La azarosa vida de Dolet encontró un punto de inflexión en diciembre de 1536, cuando durante un altercado, mató a Compaing, un pintor desafortunado. La buena suerte estuvo del lado de nuestro protagonista: obtuvo la gracia del rey Francisco I y quedó exento de prisión. A partir de entonces, Dolet intenta comenzar de nuevo. En 1538, se instala como impresor gracias otra vez a la ayuda de Gryphius. Publicó decenas de volúmenes entre los que destacan una quincena de traducciones. Ya en 1540 edita un opúsculo que versa sobre la traducción, seguido de consideraciones sobre la lengua francesa, con especial atención a la cuestión de la puntuación y los acentos: La manière de bien traduire d’une langue en aultre (sic.)

Tras publicar las obras de otros humanistas Jacques Lefèvre d’Étaples, Erasmo de Róterdam y Berquin, vuelve a ser encarcelado por la Inquisición. Nuevamente recibió  la gracia, aunque poco le duró. Volvería a ser detenido por publicar y difundir libros prohibidos (de esos que hacen pensar o cuestionar), concretamente, por haberse atrevido a traducir un pasaje del diálogo platónico de Axíoco en el que se cuestiona la inmortalidad del alma.  A pesar de su intento de fuga, Dolet fue detenido y condenado a la quema con todos libros malditos: he aquí un mártir renacentista cuya obra quedó incompleta aunque inspiró a otros posteriormente como Bellay (Deffence et Illustration de la Langue Françoyse).

Aunque la vida de Dolet daría para una saga literaria de aventuras y vaivenes, el motivo por el que ocupa esta entrada es traductológico. En su La manière de bien traduire d’une langue en aultre (sic.) el autor considera que existen cinco principios que deben respetarse para traducir correctamente. Esos principios, los cuales deben comprenderse en un contexto espacial y temporal determinado, son los siguientes:

  1. El traductor tiene que entender a la perfección el estilo y el tema del autor que traduce.
  2. Tiene que conocer a la perfección la lengua de salida como la de llegada con miras a no violar y tampoco reducir la grandeza y autenticidad de una y otra.
  3. No debe traducir palabra por palabra. El traductor debe prestar especial atención a la restitución del sentido que el autor original ha querido expresar, con atención a la propiedad formal de ambas lenguas.
  4. Debe utilizar un lenguaje común y comprensible para todos sus lectores sin pretender utilizar palabras que desvirtuar o innovar, porque la arrogancia del traductor (¡ay, la arrogancia del traductor!) de nada sirve para la comprensión de un texto.
  5. Debe relacionar todas las ideas y frases con tanta dulzura que no solamente el alma se contente sino que también lo hagan los oídos. En definitiva, el traductor debe poseer la virtud de traducir de manera armoniosa.

Quizás, la novedad del humanista francés con respecto a la Traductología sea la condensación teórica de estas normas. Fija de forma simple y clara los paradigmas en torno a los cuales seguimos aún reflexionando: sentido, estilo, autor, receptor, texto original y traducido, comprensión, etc. Gracias a este osado hereje podemos comprender mejor qué se entendía por traducción en aquellos tiempos y por aquellos lares, cuáles eran sus aspiraciones cuando se enfrentó a la tarea de traducir y cómo  ya había conocedores de otras ciencias como la Medicina o el Derecho que aspiraban a comprender y ejercer eso de la translatio.

Algunas referencias

Dolet, Estienne. 1540. La manière de bien traduire d’une langue en autre, d’advantage de la Punctuation de la Langue Françoise, plus des Accents d’ycelle, Lyon.

López Carrillo, Rodrigo; Martínez Dengra, Esperanza y San Ginés Aguilar, Pedro (1995). “Étienne Dolet o los cinco principios de la traducción”. En Lafarga, Francisco et al., La traducción: metodología, historia, literatura : ámbito hispanofrancés : [Actas del III Coloquio de la Asociación de Profesores de Francés de la Universidad Española (APFFUE), 123-130

José María Castellano Martínez

Profesor Ayudante Doctor en la Universidad de Córdoba (UCO, España) | Doctor en Traducción e Interpretación | [Bukinœr] | Littérature-monde 📚 | 'Grand Tour'🚂 | Bádminton🏸 | Hijo del XX, testigo del XXI | · Líneas de investigación: Traductología, Historia de la Traducción, Traducción y Terminología en contextos institucionales.

More Posts

Follow Me:
Twitter

La Biblia gótica de Wulfila

En el tiempo en que el cristianismo comenzaba a apagar las llamas de los cultos antiguos, fueron muchos los bárbaros que sucumbieron a la fe de Cristo. Wulfila (Ulfila, Ulfilas) se convirtió a la nueva religión de masas probablemente durante la misión diplomática de su pueblo ante el emperador Constantino, donde la actual Estambul, allá por el siglo IV de nuestra era. Un godo cristiano, una oportunidad para la evangelización de aquellos bárbaros que desconocían las buenas nuevas.

Wulfila fue nombrado obispo para los pueblos godos que habitaban la orilla del Danubio septentrional, ejerciendo también labor de misionero para su propósito evangelizador. Ahora bien, es importante destacar el hecho de que Wulfila promovía la doctrina de Arrio, dominante en el momento de su ordenamiento.

El arrianismo criticaba el dogma de la Trinidad y negaba la divinidad de Cristo. Antes las numerosas controversias, polémicas y enfrentamientos entre religosos, el emperador Constantino se vio obligado a convocar sínodo en Nicea en el año 325 en el que debatir tales consideraciones de importancia para la joven Iglesia. El concilio terminó condenando el arrianismo como corriente hereje, persiguiéndose muy especialmente en el imperio occidental, mientras que en el territorio oriental hubo mayor laxitud en condenar su predicamento. De ahí que Wulfila se impregnara de esta corriente durante su estancia en el imperio y, por ende,  la difundiera entre los pueblos godos antes de del mismo sínodo.

‘Bischof Ulfilas erklärt den Goten das Evangelium’
(El obispo Wulfila explica el Evangelio a los godos).
Fuente: Wikipedia Commons. https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Bischof_Ulfilas_erkl%C3%A4rt_den_Goten_das_Evangelium.jpg

El principal escollo en su labor evangelizadora fue la lengua, pues las Escrituras se hallaban en un idioma desconocido para los pueblos a los que tenía que dirigirse. Su misión desembocó en la traducción de la Biblia, tratándose de una empresa llena de dificultades y problemas lingüísticos y culturales. Para este propósito, el obispo creó un alfabeto con el que transcribir la lengua oral de los godos (el gótico). Tomó como referente inmediato el alfabeto griego, al que añadió elementos rúnicos y latinos.

Fuente: Gallica / Bibliothèque nationale de France. Peignot, Charles (dir.) (1930). Arts et métiers graphiques Paris. París: Argraphic, p. 1026.

A pesar de no conservarse la biblia gótica original, sí disponemos de reproducciones de la misma como la Biblia de Plata o Codex Argenteus (Universidad de Uppsala, Suecia). Se trata de un manuscrito del siglo VI que reproduce la biblia traducida por el obispo godo en el siglo IV. La traducción de Ulfila fue realizada a partir del texto griego, respetando de forma rigurosa la sintaxis original. En ella se aprecia censura por motivos morales: en tanto que el espíritu imperante entre los pueblos godos era muy belicoso, Wulfila dejó sin traducir, por ejemplo, el Libro de los Reyes debido a las numerosas batallas que se narran. La traducción, bajo el halo de la herejía continuada por este obispo, censurada por criterios subjetivos y reproducida en un gótico escrito de inspiración gráfica múltiple y sintaxis griega ajena al gótico, conllevó interpretaciones varias.

Su empresa religiosa se expandió por los Balcanes, aunque no todos los godos conversos le siguieron en su aventura. Muchos se afincaron en las regiones del Danubio meridional, propagando la herejía arria. Ésta fue una de las principales controversias entre los cristianos “romanos” y los conversos godos, lo cual avivó el enfrentamiento de ambos pueblos.

En lo que respecta a la lengua gótica, fue mantenida por los ostrogodos itálicos y los visigodos hispánicos hasta llegado el siglo X, cuando decayó en su uso y habla como consecuencia de las sucesivas derrotas militares en los territorios que estos pueblos gobernaban. Se trata, pues, de una lengua ya muerta.

El obispo godo ha dado nombre a un proyecto de recuperación de textos y escritos en lengua gótica, así como de antiguas lenguas germánicas en general, conocido como “Wulfila Project” (http://www.wulfila.be/) en el seno de la Universdadad de Amberes (Bélgica).

Algunas referencias:

Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). «Biografía de Ulfilas». En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. Barcelona (España). Recuperado de https://www.biografiasyvidas.com/biografia/u/ulfilas.htm el 29 de diciembre de 2019.

Fernández, G. (1986). «Wulfila y el sínodo de Constantinopla del año 360». Antigüedad Y Cristianismo, (3), 47-51. Recuperado a partir de https://revistas.um.es/ayc/article/view/58681

José María Castellano Martínez

Profesor Ayudante Doctor en la Universidad de Córdoba (UCO, España) | Doctor en Traducción e Interpretación | [Bukinœr] | Littérature-monde 📚 | 'Grand Tour'🚂 | Bádminton🏸 | Hijo del XX, testigo del XXI | · Líneas de investigación: Traductología, Historia de la Traducción, Traducción y Terminología en contextos institucionales.

More Posts

Follow Me:
Twitter

Los príncipes de Elefantina

En las proximidades de la localidad egipcia de Asuán se encuentra la necrópolis de Qubbet el Hawa (‘casa de vientos’), frente a la isla que baña el Nilo y lleva por nombre Elefantina. En este remoto enclave, se hallan los lugares de descanso eterno de los que otrora dirigieron los destinos de aquellas tierras en tiempos de los Imperios Antiguo y Medio. Así lo atestiguan las incursiones francesas impulsadas por Napoleón a finales del siglo XVIII, que tuvieron noción por primera vez del legado arqueológico allí oculto, además de las sucesivas expediciones británicas que lo largo del siglo XIX profundizaron en conocer cuál era la pieza del rompecabezas egipcio que allí se deposita.


Fuente: Gallica / Bibliothèque nationale de France. Bayet, Jean. “Égypte” (1911), Vincennes, p. 80. Colección Les Beaux Voyages.

Esta necrópolis era la antesala a la Dat (Duat en el Nuevo Imperio) donde el espíritu del difunto debía deambular sorteando todo tipo de obstáculos, según cuentan las páginas del Libro de los Muertos. Allí reposan los restos de gobernadores, nobles y príncipes de la isla de Elefantina, quienes estuvieron al servicio de los faraones de la sexta dinastía, última del Antiguo Imperio.

Los príncipes llevaron a cabo misiones militares o expedicionarias en las regiones meridionales del reino egipcio, coincidentes con la histórica Nubia o el actual Sudán. La primera catarata del Nilo, a su paso por la contemporánea Asuán, representa una barrera natural divisoria entre egipcios y nubios, sendos pueblos en continuo contacto. Por ello, también se trataba de una frontera cultural en donde la población era mestiza, hablaba lenguas distintas y coexistía. Los príncipes de Elefantina, en tanto que oriundos de aquellos lares, hablaban dichas lenguas y hacían las veces de intérpretes en representación del faraón ante delegaciones o comitivas de estos pueblos vecinos.

Fuente: Gallica / Bibliothèque nationale de France. Bayet, Jean. “Égypte” (1911), Vincennes, p. 4. Colección Les Beaux Voyages.

Entre las diversas tumbas olvidadas, muchas de las cuales aún no han sido estudiadas, tres tienen por nombre a un tal Heqaib o Hekaib, portador de los títulos de “jefe del ejército”, “jefe de los intérpretes”, “escriba de la pirámide de Neferkara“ y “cabeza de los países extranjeros”. Cada una de estas tumbas se revisten de inscripciones que se corresponden con las expediciones lideradas por Heqaib: dos de ellas se llevaron a cabo en los parajes nubios del sur y otra en el extenuante desierto oriental.

El polifacético Heqaib fue nomarca de la localidad y jefe de expediciones militares en tiempos del faraón Pepy II, de ahí que asumiera los títulos anteriores y que su faceta de intérprete fuera destacada en tanto que gobernador local de aquellas tierras, pues debía conocer las lenguas de la región para ejecutar tales empresas militares y expedicionarias. Por otra parte, también se hace referencia en las tumbas a un tal Sabni, probablemente hijo de Heqaib, que fue continuador de la estirpe.

A partir de estas inscripciones se presume la existencia de cierto orden jerárquico entre aquellos que ejercían de intérpretes, pues el título de “jefe-intérprete” o “jefe de los intérpretes” reconoce cierta dignidad a su portador -en este caso Heqaib- en tanto que diplomático o representante del faraón ante pueblos extranjeros o al frente de una empresa internacional determinada.

La Historia de la Traducción (y de la Interpretación) podría encontrar en estas inscripciones una de las primeras referencias históricas en donde la actividad de traslación oral de lenguas aparece registrada. No se trata de los primeros intérpretes o traductores, sino de uno de los primeros registros históricos de estas actividades, habituales en zonas de fronteras.

Aún queda mucho por conocer sobre esta necrópolis. Desde el año 2008, la Universidad de Jaén (UJA) investiga la ‘casa de vientos’ en el marco de un proyecto multidisciplinar I+D+i.

Algunas referencias:

Santoyo, Julio C. (2003). “Un quehacer olvidado: los intérpretes-traductores de navíos. En Lepinette, Brigitte; Melero, Antonio (eds.) (2003). Quaderns de FIlologia. Estudis lingüístics, vol. VIII (Historia de la Traducción), Universitat de València, pp. 1-21.

Strudwck, Nigel C. (2005). Texts from the pyramid age. Leiden: Society of Biblical Literature.

José María Castellano Martínez

Profesor Ayudante Doctor en la Universidad de Córdoba (UCO, España) | Doctor en Traducción e Interpretación | [Bukinœr] | Littérature-monde 📚 | 'Grand Tour'🚂 | Bádminton🏸 | Hijo del XX, testigo del XXI | · Líneas de investigación: Traductología, Historia de la Traducción, Traducción y Terminología en contextos institucionales.

More Posts

Follow Me:
Twitter

Klepsydra

Klepsydra es un blog académico que tiene por objetivo compartir reflexiones, eventos y notas sobre hechos y personajes relacionados con la Historia de la Traducción. En especial, este proyecto está dirigido a estudiantes e investigadores legos en la materia. Asimismo, las entradas de este blog pueden ser de interés para lecciones traductológicas o filológicas, entre otras.

José María Castellano Martínez

Profesor Ayudante Doctor en la Universidad de Córdoba (UCO, España) | Doctor en Traducción e Interpretación | [Bukinœr] | Littérature-monde 📚 | 'Grand Tour'🚂 | Bádminton🏸 | Hijo del XX, testigo del XXI | · Líneas de investigación: Traductología, Historia de la Traducción, Traducción y Terminología en contextos institucionales.

More Posts

Follow Me:
Twitter